Servicio de Etología Canina

Nuestro amigo el perro lleva aproximadamente 16.000 años conviviendo estrechamente con los humanos. En sus principios era una relación que se basaba en la conveniencia, pues el perro obtenía los recursos que necesitaba para sobrevivir ( comida, refugio y un territorio para criar a su prole ) y, por otro lado, el humano obtenía protección.

Poco a poco nuestra especie fue seleccionando a aquellos individuos que por sus características físicas y temperamentales se adaptaban mejor a las necesidades del hombre. Nos dimos cuenta de su gran inteligencia y su predisposición al trabajo.

Así, mientras unos eran unos poderosos defensores de nuestro territorio, otros vigilaban y guiaban al ganado, otros ayudaban a cazar.

Analizando ambas especies coincidimos en que las dos son gregarias y con estructuras sociales, pero no debemos olvidar jamás que somos especies diferentes. Caer en el antropomorfismo ( conceder atributos humanos al perro ) es uno de los principales motivos de conflicto entre hombre y can.

La Etología es la ciencia que estudia el comportamiento de los animales en libertad. En el caso del cannis familiaris ( perro ) es extremadamente difícil puesto que su comportamiento natural ha estado condicionado durante miles de años por el hombre.

Llegados a este punto sucede que en muchos casos surge conflicto entre ambas especies, puesto que se comunican de modo diferente y sus relaciones sociales son distintas.

En Can Fauna tenemos como objetivo solucionar dichos conflictos y llegar a un buen entendimiento interespecífico tratando cada caso de forma personalizada.

Se imparten cursos y charlas en las que aprendemos a interpretar y comunicarnos con nuestros compañeros de cuatro patas de una forma amena y divertida.

Garantizamos que no vamos a utilizar castigos ni correcciones físicas en ninguna fase de la educación. Tampoco vamos a utilizar collares de castigo, de impulso, de ahogo, ni correcciones con las manos ni con la correa, para la ejecución de los ejercicios.

Toda la educación se hace de forma natural, potenciando las conductas adecuadas del perro, premiándolo y haciendo que le guste el aprendizaje.

Cada perro es un mundo, cada dueño tiene unas necesidades, por lo que Can Fauna, hace un seguimiento personalizado de cada caso, para que cada propietario obtenga la convivencia deseada con su perro.

Jessica Marín